caja

diseño

Descarga el diseño y entrega cajas de medicina en los juzgados.

philips

La violencia contra los hombres también existe.

No calles más tiempo. Vence tu miedo y vergüenza. ¿Eres víctima de maltrato o de denuncias falsas? Llámanos.

padres y niño

 

calendario

Calendario de actividades

HAZTE SOCIO

Realice el ingreso en la cuenta de Caja Madrid a nombre de Asociación PROJUSTICIA

Cuota anual

Cuenta número

IBAN ES80 2038 1071 4160 0085 6496

bankia caja

Haznos tu donativo a través de

qq

carrito

Opinión e información
Artículos.
Custodia Compartida.
Programación del varón.
Padres divorciados, padres maltratados.
Así nos informan los medios. Censura informativa.
Síndrome de Alienación Parental.
Mujeres maltratadoras.
Colectivos afectados
Padres maltratados.
Hijos de padres separados.
Abuelos separados de sus nietos.
Segundas esposas.
Campañas
Objeción a "Educación para la Ciudadania".
Escrito de la Plataforma a las instituciones.
Escrito de la FACC al ministro de justicia.
No soy un coste soportable.
Demanda contencioso-administrativa contra los equipos psicosociales de los juzgados.
Demandas judiciales.
Congresos y conferencias.
María Sanahuja.
Francisco Zugasti.
Francisco Cabanillas.
Manifestaciones
Sevilla2007.
Madridfebrero2008.
Madridnoviembre2009. 

Casos particulares
Machancoses.
Juicio político contra el juez Ferrín Calamita.
Victoria Innes Carrascosa.
Legislación
Ley integral contra la violencia de género.
Ley del divorcio.
Ley de igualdad.
Ley de mediación familiar.
Ley del aborto.
Cuestión de inconstitucionalidad de la Ley de violencia de género.
Feminismos
Mentiras de las feministas.
Privilegios de las feministas.
Hembristas.
Feminazis y asimilados.
Mujeres maltratadoras.
¿Casas de acogida o negocio?
Ana María Pérez del Campo.
Personajes y personajillos.
Lobby gay.
Situación internacional
Feminazismo
Justicia española
Padres separados, padres maltratados. Procesos de separación y divorcio.
Denuncias falsas.
Juicios rápidos de género.
¿Jueces prevaricadores?
Fiscalía
Sentencias increibles.
¿Abogados incompetentes?
¿Procuradores incompetentes?
Equipos psicosociales de los juzgados.
Puntos de encuentro.
Informes falsos.
Administración de justicia.

micro

Programa de radio "Políticamente incorrecto".

Entrevista a José Luis Requero.
Entrevista a María Pía Sánchez.
Entrevista a Francisco Serrano.
Estudios
Centro Reina Sofía..
Iceberg.
Fiebert.
Dunedin.
Ministerio del interior de Gran Bretaña.
Departamento de Justicia de EE.UU.
Departamento de Justicia de Canadá.
Departamento de Justicia de Australia.
Nueva Zelanda.
Grupo padres e hijos.
Asociación para el estudio del maltrato y el abuso.
Industria del maltrato
Instituto de la mujer.
Subvenciones: beneficiarias y uso de las mismas.
Asociación Themis.
Empresas colaboradoras de las hembristas.
Persecución del disidente/opositor.
Equipos psicosociales de los juzgados.
Psicólogos bandoleros.
Ley de violencia de género y otras mentiras de las hembristas.
Puntos de encuentro.
UNAF.
Denuncias falsas.
Informes falsos.
¿Casas de acogida o negocio?
Los "privilegios" de las maltratadas.
Servicios sociales.

carrito
Maillot ciclista
maillot
bodega

moveran

¡No nos moverán!

Asociación Projusticia
fb
Crea tu insignia  

PROJUSTICIA

en tw Twitter

@ProjusticiaInfo

 

 

 

 

Anuncios de

a

Erin Pizzey.



Escritora, periodista y, ante todo, precursora del movimiento mundial de albergues para mujeres maltratadas. Hija de un diplomático británico, Erin Patricia Margaret Carney nació en China en 1939, y alternó sus primeros años entre los diversos destinos de su padre en ultramar y una estricta escuela religiosa de Inglaterra. En 1961 se casó con el periodista Jack Pizzey. Divorciada, en 1979 contrajo matrimonio con el psicólogo Jeffrey Shapiro, en cuya colaboración escribió "Prone to violence" ("Proclives a la violencia") (1982).

En 1971 fundó el primer albergue moderno de mujeres maltratadas en Chiswick, cerca de Londres, y conoce de primera mano el mundo de la violencia doméstica. El albergue de Chiswick, en el que Erin Pizzey mantuvo a toda costa una política de puertas abiertas, pronto se vio desbordado por la gran afluencia de mujeres y niños. Las autoridades no tardaron en preocuparse por las condiciones sanitarias y de hacinamiento, que costaron a su promotora interminables procesos judiciales. Sólo la intervención directa de la Reina evitó el cierre de la institución. A lo largo de diez años, Erin Pizzey trató con más de 5.000 mujeres y sus hijos, acogidos en su albergue.

Erin Pizzey comprendió desde el primer momento que existía una clara distinción entre las mujeres que, accidentalmente, habían emprendido una relación con un compañero violento al que deseaban abandonar definitivamente y las mujeres que, por profundas razones psicológicas generalmente relacionadas con experiencias infantiles de violencia, buscaban una o sucesivas relaciones violentas, sin intención de abandonarlas. A ese respecto, Erin Pizzey afirma: "... es esencial comprender el diferente significado con que utilizamos las palabras 'maltratadas' y 'proclives a la violencia'. Para nosotros, una persona maltratada es la víctima inocente de la violencia de otra persona; mientras que una persona proclive a la violencia es la víctima de su propia adicción a la violencia". Ambos tipos de mujeres necesitan tipos de ayuda totalmente distintos. Según sus conclusiones, 62 de las primeras 100 mujeres que llegaron al albergue eran tanto o más violentas que los compañeros de los que huían, "y a cuyo lado acababan volviendo una y otra vez debido a su adicción al dolor y a la violencia".

Erin Pizzey ha escrito varios libros sobre la violencia doméstica, entre los que destaca el mencionado Prone to violence, que recoge la experiencia de esos diez años de trabajo en el albergue. Tras la publicación del libro, Erin Pizzey recibió amenazas de muerte contra sí misma y contra su familia, y se le aconsejó que, durante la gira de promoción del libro, viajase acompañada de escolta policial. El volumen desapareció pronto de los estantes de las bibliotecas y librerías, y el editor se arruinó. El acoso alcanzó tales proporciones que Erin Pizzey acabó exiliándose en Santa Fe (Nuevo México) y no volvió a Inglaterra hasta 1997.

Según los resultados de una investigación realizada en 1996 en todas las bibliotecas del mundo accesibles desde la Biblioteca del Congreso estadounidense a través de la red Inter-Library, en esa fecha sólo existían13 ejemplares en todo el mundo.

La extrema reacción suscitada por la obra de Erin Pizzey demuestra que ha tocado una verdad fundamental que el feminismo radical trata de ocultar desesperadamente. Hace tiempo que las feministas observaron que la violencia doméstica contiene tanto aspectos físicos como psicológicos. Pero tratan de ocultar el hecho de que la violencia psicológica es más frecuente entre las mujeres. En su artículo Working with violent women ("Trabajando con mujeres violentas"), la autora afirma: "Tenemos miles de estudios internacionales sobre la violencia masculina, pero existen muy pocos sobre las causas o las formas de la violencia femenina. Al parecer, un manto de silencio cubre las enormes cifras de la violencia ejercida por mujeres". Con gran objetividad, Erin Pizzey estudia los aspectos patológicos de estos comportamientos, ajena a toda parcialidad sexista: "Según mi experiencia -dice-, tanto los hombres como las mujeres incurren igualmente en los comportamientos descritos, pero en conjunto, debido a que sólo las disfunciones del comportamiento masculino se estudian y son objeto de informes, la gente no comprende que, en la misma medida, las mujeres son igualmente responsables de ese tipo de conductas violentas".

Para reforzar su conclusión de que las mujeres pueden ser tan violentas como los hombres, en su artículo When did you last beat your wife? ("¿Cuándo golpeó Ud. a su mujer por última vez?") (The Observer, 3 de julio de 1998) señala que "la peor forma de violencia no tiene lugar entre hombres y mujeres, sino entre mujeres y mujeres. La violencia lesbiana destaca por su intensidad y resulta muy incómoda para el movimiento feminista radical". En ese artículo observa también, en referencia a la discriminación ejercida contra los hombres en los sistemas judiciales canadiense y estadounidense que "las mujeres comenzaron a falsear la información y a acusar a sus parejas de violencia doméstica como preámbulo para solicitar el divorcio. Los hombres fueron acusados de abusar sexualmente de sus hijos y muchos acabaron en la cárcel sin que existiesen pruebas contra ellos. Para expulsar a un hombre de su hogar, bastaba con que su pareja alegase que tenía 'miedo'".

Especialmente significativo es su artículo No more war ("No más guerra") (Irish Times, 9 de junio de 2000), donde recurre a su experiencia infantil para insistir en las causas patológicas de la violencia doméstica, que puede ser ejercida en igual medida por hombres y mujeres. "La experiencia personal me había enseñado que mi madre era tan violenta como mi padre. Siempre pensé que era una terrorista doméstica. [...] Mi madre, sin embargo, gozaba de gran estima, ya que se comportaba como un ángel en la calle y como el mismo demonio apenas traspasaba el umbral de su casa". Otra frase significativa de ese artículo: "A finales de 1974 ya me había dado cuenta de que no se podía prestar apoyo general al movimiento feminista inglés, por su radical odio a la familia y a los hombres. Sabía que buscaban una causa legítima para justificar su odio a los hombres y obtener ayuda económica".

En alguna ocasión, Erin Pizzey se ha definido a sí misma como "reformadora social", y es la experiencia de su labor en la comunidad la que sirve de trasfondo a muchos de sus textos. En ellos se desnudan y sacan a la luz algunos de los aspectos más incómodos y deliberadamente ignorados del comportamiento humano. Cada época tiene sus dogmas y tabúes. En la nuestra se ha impuesto un concepto dogmático y unidireccional de la violencia doméstica. Pero cuando ese concepto se confronta con la versión de los protagonistas - activos y pasivos- de esa violencia y la objetividad de sus testigos directos, el "dogma oficial" salta en pedazos, y de nada vale seguir cubriendo la amarga realidad con más velos y tabúes. La verdad tiene sus espinas. Quizás por eso la obra -social y literaria- de Erin Pizzey ha molestado tanto en los círculos políticamente correctos y entre los administradores del pensamiento, aparentemente múltiple, pero realmente único.

"I think that you have special problems in Spain..."

"Uno de mis principales mensajes es que la violencia doméstica no es una cuestión de género. Tanto los hombres como las mujeres pueden ser violentos, pero la violencia de las mujeres se expresa de modo diferente y de forma más insidiosa que la violencia de los hombres.
Lo que realmente me preocupa es que los tribunales de familia han sido creados partiendo del criterio de que los hombres son los instigadores de todos los problemas que surgen en la familia.

En ellos, no se suele admitir que las mujeres puedan ser violentas y cometer abusos sexuales. La maternidad es sacrosanta y se considera un insulto poner en tela de juicio la función de una mujer en la familia. Todos sabemos que la mayoría de los hombres y las mujeres pasan por divorcios muy traumáticos y toman medidas para proteger el bienestar de sus hijos como mejor saben. El problema surge cuando uno de los miembros de la pareja, o a veces ambos, padecen algún tipo de trastorno de la personalidad. Cuando los hombres son violentos y peligrosos es bastante fácil obtener protección para las mujeres y los niños. En la mayoría de los países existe actualmente una multitud de organismos que prestarán ayuda y protección a la mujer. Pero cuando el trastorno de personalidad lo padece la mujer, incluso aunque ésta tenga lo que yo llamaría una personalidad "maligna", se le concede la misma protección y ayuda que a una mujer no violenta, debido a que no se reconoce su trastorno. Una mujer que grita, se pone histérica y amenaza a su pareja o al juez es tratada como una madre que sufre. Un hombre que muestre el mismo comportamiento será considerado violento, peligroso y tal vez encarcelado por desacato al tribunal. Además de reeducar profesionalmente a los jueces y los funcionarios de bienestar social, tenemos que insistir en que, cuando una madre padece un grave trastorno de personalidad, su pareja y sus hijos han de recibir la misma protección legal que se concede sistemáticamente a todas las mujeres. Tengo alguna experiencia de vuestros tribunales españoles, y la falta de comprensión de la dinámica familiar me parece realmente preocupante." [Fragmentos de correspondencia de Erin Pizzey, del 1 de agosto de 2001.]

o

E

Anuncios de

a

 

Hembristas. Sus mentiras, prebendas y privilegios.

Asociación de artistas contra la violencia de género. Este colectivo es uno de tantos que se apuntan al negocio del maltrato institucional. Las subvenciones de dinero público que reciben son generosas y abundantes. La conciencia y la ética brillan por su ausencia. Veamos un ejemplo.

Centro Reina Sofía. El Centro Reina Sofía es el único Organismo público que estudia la violencia. Pero sus prácticas dejan mucho que desear.

pirata

Página en construcción. Rogamos disculpen los fallos en esta página web. Sean tan amables de avisarnos de ellos. Gracias.

Si tiene alguna duda o información que facilitarnos, contacte con nosotros

duo No nos moverán

hs

Cuota anual.

Realice el ingreso en la cuenta de Caja Madrid número IBAN ES80 2038 1071 4160 0085 6496 a nombre de Asociación PROJUSTICIA. No olvide reseñar con letra legible su nombre completo y DNI en el impreso del banco. Pida al bancario que lo teclee en el ordenador para que quede mejor registrado.

bankiacajamadrid

Puedes hacer un donativo a través de

qq

 

Anuncios de

a